Ecología, a diferencia de lo que podrían mencionar muchas de las etiquetas de productos que vemos en el mercado y varios hippies, es el estudio científico de las interacciones.

Con un poco de mayor precisión, podríamos decir que la Ecología es la disciplina que se encarga de estudiar la distribución de los organismos (dónde se encuentran), su abundancia (cuántos hay) y las interacciones que determinan estos dos factores (concretamente el porqué de la distribución y la abundancia) (Begon et al., 2005)

No existe organismo alguno que no sea parte de una interacción. Aún si no se encuentra en proximidad a otro y mantiene algún tipo de relación o contacto con éste (interacción biótica), el organismo en cuestión mantendrá una estrecha relación con su ambiente abiótico porque precisa de recursos para su subsistencia.

Las interacciones ecológicas son tan variadas que es útil clasificarlas. Generalmente se utilizan cinco grandes categorías para su estudio: parasitismo, competencia, depredación, mutualismo y saprofagia. En este artículo intentaré explicar brevemente y con dos ejemplos el que quizás sea el más cruel de todos: el parasitismo.

Los Celtics de Boston surgieron del parasitismo

¿Por qué en Estados Unidos se celebra tanto el día de San Patricio? ¿Por qué su liga de basquetbol tiene un equipo cuyo escudo es un irlandés? ¿Por qué el shamrock es el símbolo oficial de Boston?

Boston_CelticsPrecisamente en recuerdo a los migrantes irlandeses del siglo XIX. Massachusetts es el estado que más cerca queda de Europa si vienes de Irlanda, y particularmente Boston es de las ciudades con mayor número de inmigrantes irlandeses en Estados Unidos. Pero, ¿qué hacían ahí?

La papa es una solanácea, prima del tomate, el tabaco y otras como el toloache y la mandrágora. Su origen está en América del Sur[1] y se convirtió en la base alimenticia de muchos países del mundo. En Europa oriental, por ejemplo, el vodka se obtenía tradicionalmente mediante los procesos de destilación a partir de este tubérculo, y en general en ese continente la papa se volvió uno de los alimentos centrales para la dieta de la población.

Durante el siglo XIX ocurrieron un par eventos trascendentales en la historia de Irlanda: La gran hambruna y la diáspora.

Exagerada aseveración la que titula esta parte del artículo, puede ser, pero el punto es que la Ecología puede ayudar a entender parte de las razones de estos dos acontecimientos. Veamos.

Los Oomicetos son protistas[2] similares a los hongos. Generalmente son parásitos.

En el siglo XIX, Phytophtora infestans —un oomiceto—, conocida como el tizón de la papa, llegó a Europa de forma encubierta (por esporas, seguramente) y en los extensos campos de papa encontró su banquete. Este parásito crece a expensas de la planta y la mata lentamente. Nada detuvo al tizón de la papa que devastó cultivos enteros, pues en Irlanda encontró las condiciones climáticas ideales que  incrementaron su crecimiento (bajas temperaturas y humedad), dejando a la población sin la base de su dieta. Más de un millón de irlandeses murieron de hambre a causa de la pérdida de sus cultivos y millones más emigraron a Estados Unidos (principalmente) y otras partes del mundo. La diáspora tenía lugar a partir de un evento desafortunado (para el ser humano) de parasitismo.

papa

The walking dead en la naturaleza antes de la fama

Devastar un cultivo de papa en una sociedad con esa base alimenticia es poco considerado, pero lo que hace Ophiocordyceps unilateralis[3] es digno de película de terror.

Este hongo es capaz de, literalmente, modificar el comportamiento del organismo que parasita. En este caso quien sufre el ataque son las hormigas carpinteras Camponotus leonardi (que reciben ese nombre porque sus colonias construyen sus nidos en la madera).

El ciclo de vida de O. unilateralis comienza con una espora que se encuentra en el suelo. La hormiga, en busca de alimento, pasará cerca de esta zona y la espora se adherirá a su cuerpo. Posteriormente, mediante enzimas, la espora se introduce y comienza su crecimiento.

Cuando el hongo ha parasitado a una hormiga, utiliza ciertos químicos (aún no identificados plenamente) que alteran su sistema, lo que resulta en la manipulación de su comportamiento. Se ha observado que causa que las fibras musculares se atrofien y no sólo eso, sino también afecta su sistema nervioso.

Primero ocurre algo inusual en la hormiga: la manipulación por parte del hongo provoca que ésta abandone su colonia. Al atardecer (esto no es literario, en verdad hay evidencia que muestra que esto ocurre al atardecer) el zombie comenzará su comportamiento errático fuera de la colonia; hallará una hoja, que morderá fuertemente. El hongo ha sincronizado el comportamiento de la hormiga para lograr eso mediante el control de los músculos de su mandíbula. Ése es el momento de su muerte, al hongo no le sirve más la hormiga una vez hallado su alimento. Éste ha usado al insecto como una extensión de su organismo para buscar alimento, alterando su comportamiento para su beneficio. Después, consumirá los nutrientes de la hoja que mediante la hormiga encontró.

Finalmente, ya con su víctima muerta, se produce en pocos días una estructura llamada estroma que emerge de la cabeza de la hormiga con el objetivo de dispersar sus esporas e infectar a otras que le sirvan posteriormente para lo mismo. Diabólico.

El parasitismo, como lo observamos en estos dos breves ejemplos, es una interacción ecológica en la que un organismo obtiene recursos a expensas de otro al que ataca y provoca daño pero no mata inmediatamente. En el parasitismo típico, se identifica siempre al menos un huésped (organismo “que sufre el daño”), que puede ser temporal[4] o definitivo.

Para nuestros criterios morales, gran parte de la naturaleza podría resultar cruel y despiadada. Así son en ocasiones las interacciones ecológicas, en las que no importa qué tan terrible estrategia puedas adoptar. La evolución premia la eficiencia con la vida y la reproducción, y muchos organismos son eficientes en lograr que otros sean su plataforma para sobrevivir.

zombieant2

NOTAS:

[1] En términos biológicos, la relevancia del origen de una especie se asocia con su diversidad. México es el centro de origen del maíz, por ejemplo. La papa se originó en la región que ahora es Perú y Bolivia.

[2] Del mismo reino que las algas. Ni plantas, animales u hongos: Protistas.

[3] Para conocer el sorprendente artículo que describe esta interacción, hacer click acá.

[4] Muchos insectos tienen varios huéspedes según su etapa de desarrollo. Cuando son larvas dependen de uno, diferente al que parasitan en otro estadio de su vida.

REFERENCIAS

Begon M., Townsend C. y Harper J.L. 2005. Ecology: From individuals to Ecosystems. 4ta edición. Wiley-Blackwell. EUA. 752 pp.