En las últimas semanas se han publicado datos que ilustran la (ya conocida) gravedad de la situación de la desigualdad en México. Los resultados de la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares 2012 que publica el INEGI muestran que la desigualdad en el país no se redujo[1]. Con base en los datos publicados por el INEGI, el lunes pasado, el CONEVAL publicó la medición de pobreza multidimensional para 2012. Los resultados de esta  medición tampoco nos permiten ser muy optimistas. Si bien hay buenas noticias, como que la población en situación en pobreza se redujo, en términos relativos (en menos de un punto porcentual), y la población en pobreza extrema también se redujo, hay otros datos preocupantes como el hecho de que la población vulnerable por ingresos aumentó[2].

Por otro lado, el Informe de Movilidad Social en México 2013 publicado por el Centro de Estudios Espinosa  Yglesias (CEEY), utilizando un índice de riqueza construido con componentes de bienestar material y realización económica de las personas indica que el 48% de las personas que nacen en el primer quintil de la distribución permanecen en dicho grupo. Asimismo, el 52% de quienes nacen en el último quintil permanecen ahí.[3]Queda claro, entonces, que vivimos en una sociedad con una gran brecha entre los más ricos y los más pobres.

Aparentemente a mucha gente le preocupa que exista tal desigualdad en el país y les gustaría que se hiciera algo para cambiar la situación. En particular, me gustaría hablar de un fenómeno que he observado en las redes sociales. Mucha gente de clase media-media alta que está lejos de caer en una situación de pobreza o vulnerabilidad se queja de que en México haya tantos pobres, de que no haya igualdad de oportunidades, etc. Mucha de esa misma gente celebra que se eliminen las tenencias y que las colegiaturas sean deducibles de impuestos,  mientras se quejan de que aumente el precio de la gasolina. Es una reacción entendible dado que son medidas que benefician/afectan directamente a este sector de la población. Sin embargo, hay otras cosas que se deben de tomar en cuenta.

La desigualdad implica un repartición inequitativa del “pastel”, por lo que necesariamente corregirla implica quitar una parte del pastel a quienes más tienen y dársela a quienes menos tienen. Mucho se habla de la gravedad de la desigualdad del país y la gente se queja de esta situación exista, sin embargo ¿cuántos de nosotros  tratamos de ver más allá de nuestras narices y asumimos que corregir la situación de pobreza y desigualdad en México implicará sacrificios de nuestra parte—porque me atrevo a afirmar que quienes lean este texto estarán en ese grupo de gente que no está en riesgo de caer en pobreza ni en situación de vulnerabilidad?

Según el Latinobarómetro (2009)[4], el 52.6% de las personas que tienen educación superior completa en México opinaron que la igualdad de oportunidades sin importar el origen de cada cual está poco o nada garantizada. 57.2% de quienes tienen educación superior incompleta también fueron de esa opinión. Por otro lado, el 86.3% de quienes tienen educación superior completa opinaron que la justa distribución de la riqueza está poco o no está para nada garantizada, 79.3% de quienes tienen educación superior incompleta opinaron lo mismo. Al parecer la conciencia del problema existe, prevalece la pregunta de si estamos dispuestos o no a asumir y apoyar que haya más impuestos a quienes tienen más ingresos, menos subsidios regresivos (que benefician más a quienes más tienen), más inversión en transporte público, peatones y ciclistas y menos en automóviles, entre otras medidas que ayudarían a reducir la brecha existente entre los más ricos y los más pobres en el país. Recomiendo algunos artículos ilustrativos de la situación de desigualdad y las medidas que la perpetúan como invitación a que veamos más allá de nuestras narices.

1)      Subsidios regresivos, de John Scott http://www.nexos.com.mx/?P=leerarticulo&Article=2204149

2)      Combate a la pobreza, dos décadas perdidas, de Gerardo Esquivel http://www.animalpolitico.com/blogueros-el-vaso-medio-vacio/2013/07/30/combate-a-la-pobreza-dos-decadas-perdidas/#axzz2aXov0EJr

3)      Protección social como instrumento, movilidad social como objetivo, de Roberto Vélez http://estepais.com/site/?p=45339

4)      Tarifa, subsidio o caos, de Onésimo Flores http://www.animalpolitico.com/blogueros-ciudad-posible/2013/03/28/tarifa-subsidio-o-caos/#axzz2PAnxBycC

 



[1]http://www.inegi.org.mx/inegi/contenidos/espanol/prensa/Boletines/Boletin/Comunicados/Especiales/2013/julio/comunica5.pdf

[2] http://www.animalpolitico.com/blogueros-el-vaso-medio-vacio/2013/07/30/combate-a-la-pobreza-dos-decadas-perdidas/#axzz2aXov0EJr

[3] http://www.ceey.org.mx/site/files/informe_mov_social_2013.pdf

[4] Latinobarometro.org