La legalización de la marihuana para usos recreativos en Washington y Colorado cambiará los niveles de precios de esa droga en EE.UU. yesto tendrá como consecuencia, una modificación en los precios de la marihuana en México. Esto traerá consigo cambios en los mercados negros de ambos países pero en el caso mexicano, la situación económica y política hará más complicado afrontar esos cambios.

El 6 de noviembre de 2012 fueron aprobadas en Washington y Colorado las iniciativas 502 y 64, respectivamente, que permiten el uso recreativo de la marihuana. Sin embargo, existía una pequeña posibilidad de que el gobierno federal lo evitara a través de varios canales, uno de ellos la Convención Única sobre Estupefacientes de la ONU. Al final eso no ocurrió y el Secretario de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, afirmó a fines de agosto del presente año que no bloquearán las leyes aprobadas por ambos estados.

La legalización de la marihuana en Estados Unidos, principal impulsor a nivel mundial de la guerra a las drogas, tardó mucho en suceder. En 1987 el economista Gary Becker publicaba en The Business Week “Should drug use be legalized?” (Sí, hace 26 años y sí, cinco años después, en 1992 Becker recibiría el Nobel de Economía por el análisis del comportamiento humano fuera de los mercados).

Becker decía que legalizar las drogas,reduciría su costo hasta en un 90%, por lo que los usuarios que delinquen para financiar sus dosis reducirían esas actividades delictivas y casi desaparecerían. Aunque esa afirmación tiene mucho de cierto, Becker fallaba al considerar todas las drogas iguales y sobre todo en dar por sentada una relación directa entre drogas y delincuencia. Con los datos de hoy podemos demostrar que eso no es cierto.

A favor de legalizar, Becker argumentaba que incluso una estrategia que elevase los precios de las drogas (al introducirlos a esquemas de mercados negros) no han logrado reducir significativamente su demanda.  En el caso mexicano, si observamos las tendencias de consumo de drogas en el último año vemos que aún con las policías y ejército enfrentando frontalmente el mercado de drogas, el consumo de drogas subió:

G1

Fuente: Encuesta Nacional de Adicciones, 2011.

Los que no somos liberales (Becker trabaja en la Universidad de Chicago y sus profesores fueron Friedman y Schultz) y estamos a favor de la legalización (al menos) de la marihuana, consideramos que dejar las drogas en el “libre mercado” creará empresas que fomenten su consumo sin importar los impactos a la salud pública, tal como ocurre con el alcohol y tabaco. Evitar eso es posible a través de cooperativas o clubes cannábicos y el control estatal de las drogas.

Una cosa es segura, bajos ambos esquemas de marihuana legal e incluso si el precio es mayor o menor a cuando era ilegal, los usuarios preferirían comprar marihuana legal. Esto por dos motivos. El primero es que tendrían marihuana de calidad garantizada y el segundo es que evitan el costo que implican los riesgos físicos y legales de participar en un mercado negro.

Según la información de mercados negros globales de Havocscope, el mercado negro en EE.UU. (625.63 billones de dólares) es el más grande del mundo, seguido del chino (261 billones de dólares) y en tercer lugar el mexicano  (12.608 billones de dólares). La composición de dichos mercados es la siguiente:

G2

Fuente: Elaboración propia con datos de Havocscope, 2013.

El mercado de drogas en México tiene un valor aproximado de 40 billones de dólares anuales, mientras que de USA vale 215 billones. Según el Departamento de Estado Norteamericano el 95% de las drogas que consume su población entra por México, lo que quiere decir que el problema en cuanto a drogas en México es principalmente de tráfico y no de consumo, aun cuando éste último se ha incrementado en los últimos años.

El tráfico de drogas es la 4ta fuente de ingresos, en orden de importancia, para México. La reinversión de los carteles en el país es de 10 mil millones de dólares, de los que al más de la mitad proviene de USA (Babette Stern, Narcobusiness) .Europa no representa un mercado para los carteles mexicanos. Según la Europol, la marihuana ingresa a la Unión Europea principalmente desde Irán y Pakistan.

Cerca del 20% de los ingresos de los carteles mexicanos es por exportación de marihuana (1). Una vez que la marihuana legal en EE.UU. reduzca esos ingresos, su alternativa será incrementar la exportación de cocaína, cuyo consumo en USA tiende a la alza (2) y les es muy redituable.

En Colombia sembrar un kilo de coca cuesta 1.30 dólares, procesar un kilo de cocaína cuesta aproximadamente 500 dólares. En el trayecto Colombia-EE.UU. ese kilo de cocaína va a ser “cortado” con otras sustancias para aumentar su peso. Al final, llegará a las calles norteamericanas  con una pureza del 47% según el Análisis Nacional de Amenaza de Drogas del Departamento de Estado y su valor será de 330 mil dólares.

En conclusión, el traslado de la oferta de droga bajará los precios de la marihuana en EE.UU, mientras que en México subirá el precio, los carteles mexicanos se debilitarán por la reducción de ingresos y tenderán a moverse del país, pues aquí no se puede sembrar el árbol de la coca.  Lo que generará una oportunidad para legalizar la marihuana en México y subir más su precio a través de impuestos, bajo un esquema de control parecido al Uruguayo.

El problema, es que la recesión y el ambiente político en México difícilmente presentarán, en el corto plazo, las condiciones institucionales para legalizar la marihuana. Peor aún, la llamada izquierda mexicana, que debería promover dicha legalización no logra ponerse de acuerdo al respecto.

 

(1)                Kilmer, Caulkins, Bond, Reuter (2010) Reducing drug trafficking revenues and violence in México.

(2)                En los últimos 20 años, los programas para reducir el consumo de drogas o implementar un control de daños en EE.UU., ha sido casi nulos (Peter Hakim, Rethinking us drug policy.Inter-american Dialogue (2011).