Todos hemos escuchado esta frase, especialmente con respecto a la Teoría de la Evolución: “es sólo una teoría”. Es utilizada de manera recurrente por quienes, principalmente por motivos religiosos, buscan rechazarla. Ahora bien, en respuesta a esto, con este artículo pretendo lo siguiente: unirme a quienes buscan aclarar qué es una teoría científica y, además, dar algunos recursos para poder entender mejor la Teoría de la Evolución.

CHARLES DARWIN1

En el contexto de las prácticas científicas, la palabra “teoría” es como las palabras “intuición”, “necesario” o “trascendental” en filosofía. Es decir, son términos técnicos que no se utilizan de la misma manera en que se utilizan en el habla cotidiana. Por ejemplo, se usa “intuición” para hacer referencia a una especie de corazonada, como cuando decimos “tengo la intuición de que algo malo ocurrirá”.  En cambio, en filosofía, particularmente con Kant y Hume, “intuición” designa una impresión o percepción captada por los sentidos.

De la misma manera, en ciencia no se utiliza la palabra “teoría” con la misma acepción que en el habla cotidiana. Así, podemos decir en el día a día que tenemos una teoría en este sentido: “tengo la teoría de que lo que hizo fue a propósito”, es algo que se nos ocurrió como probable pero que no hemos comprobado. En cambio, una teoría, en ciencia, es el resultado del trabajo continuo de los investigadores. Se trata, de manera elemental, de una serie de enunciados que pretenden explicar algún suceso o fenómeno y que están bien fundadas en la evidencia obtenida por los científicos.

Aunque nunca se pueden comprobar de manera total e incuestionable, las teorías científicas son nuestras mejores herramientas para explicar sistemáticamente la realidad. Una teoría debe tener, entre otras cosas, amplio poder explicativo y predictivo. Los científicos deben ser capaces, con base en ella, de explicar sucesos pasados y de predecir futuros fenómenos. La evidencia para fundamentar una teoría suele obtenerse por medio de experimentos y observaciones, que son elaborados cuidadosamente. Cuando los científicos publican sus resultados, estos han sido (y seguirán siendo) examinados por una exigente comunidad de pares, atentos a la precisión de los métodos, la presentación honesta de resultados, etc.

Es cierto que las teorías varían, pueden reajustarse, refutarse o abandonarse. Esto es una parte natural del quehacer científico; podríamos decir, de la evolución de las prácticas científicas a través de la historia. Sin embargo, también es cierto que dentro de cada disciplina el conocimiento se vuelve cada vez más especializado, específico y fundamentado, mientras que las técnicas de investigación se tornan crecientemente precisas y poderosas.

Darwin1

Ahora bien, ¿qué es la Teoría de la Evolución? Aunque su versión más sistemática y revolucionaria fue propuesta por Charles Darwin, sus antecedentes pueden rastrearse tan atrás como los escritos de Lucrecio. Lo que escapa a mi comprensión es por qué tanta gente se resiste a aceptar una idea que ha sido entretenida en la mente de los seres humanos durante siglos y que, como veremos, tiene a su favor una cantidad realmente abrumadora de evidencia. Si es por convicciones religiosas, no hay mucho que la ciencia o la filosofía puedan hacer al respecto. Pero quizá podría ayudar a su aceptación si más gente la entendiera. Entonces, hagamos un intento por comprenderla mejor.

Existen algunas notas elementales que nos pueden ayudar a entender la Teoría de la Evolución (aunque no todas estaban de esta manera en la teoría original de Darwin) algunos de los detalles pueden variar o ser controversiales, pero las generalidades son las siguientes:

a) Que las especies no permanecen de la misma manera a través del tiempo, es decir, cambian o evolucionan.

b) Que el cambio en las especies responde a una interacción con el entorno. En efecto, las especies que tienen un ancestro en común pero se desarrollan en diferentes entornos evolucionan por distintos caminos.

c) Que el cambio conlleva una adaptación y que, si ésta ocurre en beneficio del organismo, éste podrá sobrevivir para heredarla a la siguiente generación

d) Que no todos los organismos evolucionan a un mismo ritmo. Por ejemplo, la evolución que llevó a la existencia del Homo sapiens tomó un tiempo mucho mayor que el que toma la adaptación de ciertas bacterias, lo cual se puede observar cuando éstas desarrollan una resistencia a ciertos antibióticos.

e) Que todos los organismos que existen en la actualidad comparten un ancestro común, más elemental.

f) Que el mecanismo por el cual se heredan las características de cada organismo es el código genético.

fish

Algunas de las pruebas a favor de la Teoría de la Evolución provienen de:

a)      El estudio del ADN, que ha ayudado a probar el mecanismo por el cual se heredan rasgos de un organismo a la siguiente generación

b)      Los fósiles de distintos organismos, encontrados a lo largo del planeta y con una variación importante en la fecha de origen

c)       La anatomía comparativa entre especies

d)      La geología y la cosmología, que ayudan a probar que la edad de la Tierra es suficientemente larga para que ocurran los cambios paulatinos en las especies

Efectivamente, la Teoría de la Evolución es “sólo una teoría” pero, ¿qué quiere decir esto? Que es una explicación sistemática, con poder predictivo, con una gran cantidad de evidencia a su favor, que permite dar cuenta del increíble repertorio de especies que habitamos el planeta. Es, finalmente, una herramienta imprescindible, en la actualidad, para la biología, la genética, la medicina entre otras.

Referencias y recomendaciones:

Carl Sagan (2003), Los dragones del Edén, México: Editorial Grijalbo

Charles Darwin, 1964 [1859], On the Origin of Species By Means of Natural Selection, facsimile reprint of 1st edition, Cambridge, MA: Harvard University Press

Hilary Putnam (2010), “Lo que las teorías no son” en León Olivé y Ana Rosa Perez Ransanz (ed.), Filosofía de la Ciencia: Teoría y Observación, México: Siglo XXI Editores.

Phillip Sloan, “The Concept of Evolution to 1872″, The Stanford Encyclopedia of Philosophy (Summer 2014 Edition), Edward N. Zalta (ed.), URL = <http://plato.stanford.edu/archives/sum2014/entries/evolution-to-1872/>.

Joshua Filmer, “The Six Most Misused Words in Science”, From Quarks to Quasars, Agosto 2013, URL: http://www.fromquarkstoquasars.com/the-six-most-misused-words-in-science/

“100 Greatest Discoveries: Darwin’s Story,” The Science Channel, URL: http://www.sciencechannel.com/tv-shows/greatest-discoveries/videos/100-greatest-discoveries-darwins-story.htm

“100 Greatest Discoveries: Greatest Discoveries in Evolution” The Science Channel, URL: http://www.sciencechannel.com/tv-shows/greatest-discoveries/videos/evolution.htm

Exposición “Darwin: apto para todas lase species” en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, Ciudad de México. Más información: http://www.sanildefonso.org.mx/expos/darwin/