Alexander Bardales Barrios (@LexBardales)[1].

La idea del Estado de Derecho.

La conocida frase “el gobierno de las leyes y no de los hombres” es, la formulación más simple para acercarnos a la comprensión de la idea del Estado de Derecho. Dicha idea se ha encontrado presente entre los pensadores desde hace varios siglos (e.g. en el siglo VII A.E.C. el filósofo chino Kuan Chung ya hablaba de las ventajas existentes en un Estado gobernado por la ley[2]), sin embargo,  fue hasta el siglo XIX que se formalizó y popularizó el concepto de Estado de Derecho (Rule of law) con el jurista británico Albert V. Dicey, en su obra Introduction to the study of the law of the Constitution[3].

En la literatura podemos encontrar diferentes concepciones sobre el Estado de Derecho, empero, existe un consenso respecto a tres pilares que sustentan cualquier definición que se dé:

1)    Los perjuicios legales, sólo deben estar determinados por la ley y no por decisiones arbitrarias de un gobierno o algún actor (la ley es neutral).

2)    Toda acción de cualquier gobierno debe estar sujeta a la ley y ningún gobierno o actor se encuentra por encima de la ley (universalidad de la ley).

3)    La ley debe de proteger a los actores de cualquier tipo de violencia y/o coerción de cualquier otro actor.

El Estado de Derecho y sus efectos en el desempeño económico.

En la actualidad, el Estado Derecho se concibe como una variable clave para entender el desempeño de una economía en el largo[4]. Ello pues si las reglas del juego son claras y estables, los actores pueden hacer uso de su conocimiento para planear su actividad económica en el mercado de la forma que les parezca más conveniente, con la plena seguridad de disfrutar del producto de su trabajo. Cuando esto no es así, los incentivos para la realización de la actividad económica de los actores se reducen, ya que aumenta -aún en mayor medida- la incertidumbre natural de los asuntos humanos.

Las afirmaciones anteriores pueden constatarse en los datos.  La organización estadounidense World Justice Project, desde el 2010, elabora su Rule of Law Index (RLI), un indicador que ofrece una imagen detallada y completa de como los países se van acercando a un Estado de Derecho pleno en la práctica. El índice se compone a través de 9 criterios: gobierno limitado; ausencia de corrupción; orden y seguridad; respeto a los derechos fundamentales; apertura gubernamental; aplicación de las regulaciones; justicia civil; justicia penal y justicia informal (instituciones informales).[5]

Para fines del presente artículo, haremos uso del Rule of Law Index, comparándolo con el Global Competitiveness Index (GCI), un indicador que mide la competitividad de los países, entendiendo ésta como el conjunto de instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad de un país, la que  a su vez establece el nivel de prosperidad al que puede acceder una economía. El nivel de productividad también determina las tasas de rendimiento obtenidas por las inversiones en una economía, que a su vez son los conductores fundamentales de su crecimiento. En otras palabras, una economía más competitiva es una economía con mejor desempeño económico[6].

cuadro alexander

Como podemos observar en el cuadro anterior, los países que se encuentran en las primeras diez posiciones en el RLI para el año 2013, también se encuentran en las posiciones más altas del GCI; pero para hacer aún más clara la relación existente entre el Estado de Derecho y el desempeño económico (medido a través de la competitividad de los países), se seleccionó una muestra de 40 países medidos por los dos índices.

GRÁFICO ALEXANDER

Fuente: Elaboración propia con base en datos del World Justice Project y del World Economic Forum

Como muestra la gráfica anterior, existe una correlación positiva, entre los países con altos niveles de Estado de Derehco y los países con altos niveles de competitividad.  Si bien dicha correlación no necesariamente implica causalidad, si nos permite vislumbrar la importancia que tiene el Estado de Derecho en el buen desempeño económico de los países.



[1] Es estudiante de economía en la UVM y estudiante de ciencias políticas y administración pública en la FCPyS de la UNAM. General Manager de SFLMx y miembro del Movimiento Libertario de México. Entre sus principales áreas de interés se encuentran: la economía política, la historia del pensamiento económico, la economía del comportamiento y la filosofía política.

[2] Véase Hayek, Friedrich. Los fundamentos de la libertad, España: Unión Editorial 2008, p. 214.

[3] Véase Angelis, Theo y Harrison, Jonathan. History and Importance of the Rule of Law.  [En línea] 2003. [Consultado el 16 de noviembre de 2014] http://worldjusticeproject.org/sites/default/files/history_and_importance_of_the_rule_of_law.pdf

[4] Véase Robert J. Barro, “Rule of Law, Democracy, and Economic Performance,” en  O’Driscoll, Holmes, y Kirkpatrick, 2000 Index of Economic Freedom, p. 31-49; y véase  también North, Douglass. Instituciones, cambio institucional y desempeño económico, México: Fondo de Cultura Económica 2012, p. 139-179

[5] Agrast, M., Botero, J., Martínez, J., Ponce A., & Pratt, C. WJP Rule of law Index 2012-2013. Washington, D.C.: The World Justice Project.

[6] Schwab K., Sala-i-Martín, X., & Brende, B. WEF The Global Competitiveness Report 2012-2013.Suiza: World Economic Forum