Uno de los grandes problemas del financiamiento en México es que, además de ser escaso como proporción del producto, es poco accesible y se distribuye de forma desigual entre los diferentes tipos de empresas. Por poco accesible, nos referimos a que además de ser caro con relación a otros países, es financiamiento al cual no se puede acceder por las barreras que es necesario cruzar para tener acceso a él, que van desde características específicas del mercado de crédito hasta  la situación de la economía mexicana en general. En este caso, es importante exponer la situación en la que se encuentra el financiamiento a las empresas, ya que, además de tener un papel vital en el desarrollo del sector productivo, es uno de los mercados donde existe un alto grado de desigualdad y donde las empresas por sí solas no pueden alcanzar mejores condiciones de capitalización ni términos de financiamiento.

El criterio para clasificar a las pequeñas, medianas y grandes empresas varía entre países. Un criterio comúnmente usado es  la cantidad de trabajadores, siendo otros el monto de ventas, ingresos y/o activos fijos al año (Góngora, 2013). Como el Cuadro 1 lo muestra, las empresas consideradas como micro, cuentan con personal de hasta 10 personas, mientras que las pequeñas cuentan con hasta 50 personas y las medianas con 250 ¿Qué hay de las grandes empresas? Las grandes empresas son todas aquellas empresas capaces de emplear a más de 250 personas, además de que, en términos de las otras características arriba señaladas, este tipo de empresas cuentan mayores ventas y tienen posibilidades de mejores oportunidades de financiamiento. Sin embargo, en México, son contadas las empresas de este tipo.

Cuadro 1. Definición de empresas según estrato

cuadro1n

Fuente: Cuadro tomado de “El panorama de las micro, pequeñas y medianas empresas en México”, 2013

En teoría, las micro, pequeñas y medianas empresas tienen menor capacidad para contratar a un mayor número de trabajadores. Sin embargo, este tipo de empresas suelen tener un mayor número de establecimientos, como lo muestra el siguiente gráfico, por lo que su importancia en términos de personal ocupado es mayor a los demás tipos de empresas. Por otro lado, si revisamos la producción bruta, las remuneraciones y los activos fijos, claramente las empresas grandes son quienes tienen una mayor participación en tales partidas, teniendo una diferencia abismal con el resto de los tipos de empresas. Esta situación nos describe que, a pesar que las empresas micro, pequeñas y medianas aportan en mayor medida al empleo, éstas no participan de igual manera en la compra o tenencia de activos fijos. Entre los factores que explican esta brecha tan amplia entre las micro, pequeñas, medianas empresas por un lado y las grandes empresas por el otro, es la clase de financiamiento a la que tienen acceso.

.grafica1n

Fuente: Grafico obtenido de la ·Infografía de la micro, pequeña, mediana y gran empresa, con datos de los Censos Económicos 2014.

¿De cuántas maneras pueden financiarse las empresas? La Encuesta de Evaluación Coyuntural del Mercado Crediticio, elaborada por el Banco de México, indica que las empresas pueden financiarse mediante seis tipos de fuentes: financiamiento de proveedores, de la banca comercial, mediante empresas del grupo corporativo/oficina matriz, banca de desarrollo, banca domiciliada en el extranjero y la emisión de deuda. Según la misma encuesta, de 2013 a 2015, la vía principal de financiamiento ha sido mediante el crédito de proveedores, en segundo lugar se encuentra el financiamiento de la banca comercial, y en tercer lugar se encuentra el financiamiento entre las empresas del mismo grupo corporativo. Es importante destacar que la banca de desarrollo, la emisión de deuda y el financiamiento bancario externo  tienen menor preponderancia en el financiamiento total, lo que nos da una idea de que realmente son pocas empresas quienes tienen acceso a este tipo de financiamiento.

A pesar de que el Banco de México divide a las empresas en dos rubros, de hasta 100 empleados y más de 100 empleados (y no emplea la misma metodología que los Censos Económicos que INEGI, por lo que no es estrictamente comparable a los cuadros anteriores) es interesante analizar por rubros a qué tipo de financiamiento recurren las empresas. Podemos notar en el cuadro 2,  que las empresas que contratan de 1 a 100 trabajadores son quienes más recurren al crédito de proveedores, mientras que de este tipo de empresas ninguna recurre al financiamiento mediante emisión de deuda. Esto se puede explicar porque el monto de capital con el que operan no se acerca en los absoluto al capital que tiene una empresa que puede acceder a la Bolsa Mexicana de Valores, por tanto, la polarización en cuanto a oportunidades de financiamiento y tenencia de capital es muy marcada. Las empresas que contratan menos de 100 trabajadores, también carecen de acceso al mercado internacional para financiarse, de ahí que se financien mediante el crédito de proveedores. Por otro lado, las empresas que son capaces de contratar a más de 100 empleados, tienen oportunidad de recurrir al financiamiento vía emisión de deuda, recurren a la banca comercial y al financiamiento entre empresas del mismo grupo corporativo, además de que también emplean el crédito a proveedores.

Financiamiento total (por ciento de empresas)

cuadro3n

Fuente: Elaboración propia con datos de la Encuesta de Evaluación Coyuntural del Mercado Crediticio 2015

¿Por qué el crédito de proveedores es al que más recurren las empresas? Este es un tema que ya se ha estudiado en la literatura económica y parece existir cierta sustitución entre un tipo de crédito y el otro. Cassia y Vismara (2009) sugieren que en países donde el sistema financiero no está desarrollado se emplea con mayor intensidad el financiamiento de proveedor. Por otro lado Chandler (2009) sostiene que ambos tipos de financiamiento actúan como sustitutos, pues de igual forma, la falta de acceso al mercado crediticio obliga a las empresas a solicitar crédito a sus proveedores pues estos solicitan un menor número de requisitos que la banca comercial. Hay también quienes ven estos tipos de crédito como complementarios, Boscán y Sandrea (2009) mencionan que las empresas emplean una combinación entre crédito bancario y de proveedores para financiarse, y que el mismo crédito de proveedor facilita a las empresas acceder al mercado bancario posteriormente. Para México es posible que las empresas pasen un periodo largo sin tener acceso al mercado bancario mientras cuenten con un crédito de proveedor, por lo que no existe ese salto al mercado crediticio que sugiere el autor.

Según la misma encuesta realizada por Banco de México, ambos rubros, tanto  las empresas que contratan hasta 100 trabajadores, como las que contratan a más de 100, usan en mayor proporción el crédito bancario para contratar capital de trabajo mientras que son muy pocas quienes emplean el financiamiento para comprar capital fijo, lo que se refleja en el bajo nivel de tenencia de activos fijos. Las empresas que no usaron nuevos créditos mencionaron algunas razones por las cuales creen que se les limitaba del crédito bancario. Dentro del mismo mercado crediticio, la razón por la cual no emplearon un nuevo crédito fue que las tasas que les cobraba el mercado eran muy altas, en segundo lugar consideraron que las condiciones de acceso al mercado eran muy restrictivas, en tercer lugar mencionaron que los colaterales que les exigían los bancos eran excesivos y en último lugar, la disposición de los bancos para otorgar créditos no era buena. Además de estos factores, la capitalización que tenía su empresa las limitaba a contratar un nuevo crédito, así como la situación de la economía en general, como lo muestra el siguiente diagrama.

cuadro4n

Fuente: Diagrama obtenido del comunicado de prensa de Banco de México del 21 de Agosto de 2015.

Finalmente, si bien la situación y supervivencia de las micro, pequeñas y medianas empresas no depende exclusivamente del financiamiento, éste es una parte importante en su desarrollo, sobre todo en sus primeros años de existencia. El financiamiento caro y otras barreras que sectores como el bancario imponen, generan disparidades entre las empresas con menores posibilidades de capitalización propia, quienes en un lapso menor a los cinco años terminan desapareciendo. No hay que olvidar que son las empresas micro, pequeñas y medianas, quienes generan un mayor número de empleos en el país. Una política enfocada a reducir este tipo de barreras a la entrada para lograr mejores términos de financiamiento, sería un buen comienzo si se quiere comenzar activar al sector productivo y dar prioridad al mercado interno.

 

Referencias

Banco de México, Comunicado de Prensa, “Evolución del financiamiento  las empresas durante el trimestre Abril – Junio de 2015”, 21 de Agosto de 2015.

Boscán M. y Sandrea M. (2009), Análisis del crédito comercial en pequeñas y medianas empresas de derivados lácteos. Revista Venezolana de Gerencia.

Cassia, L. y Vismara, S. (2009). “Firms´trade credit and the local level of development of the banking system in Europe”. Investment Management and Financial Innovations.

Chandler, V. (2009). “Determinants of trade credit use by small and medium-sized enterprises in Canada”, Working paper. Government of Canada, SME Financing Data Initiative.

Góngora, Juan Pablo, (2013), “El panorama de las micro, pequeñas y medianas empresas en México”, en Revista de Comercio Exterior, vol. 63, Núm 6, Noviembre y Diciembre.

Infografía micro, pequeña, mediana y gran empresa, Censos Económicos, INEGI,  2014.

Ríos, Iván, (2013), “Financiamiento de proveedores ¿Indicadores de niveles de crédito bancario en México”, en Estudios Económicos, Comisión Nacional Bancaria y de Valores, Volumen 2.

Fuentes

Encuesta de Evaluación Coyuntural del Mercado Crediticio, Banco de México.